LIMITANTES DEL B.M.

LO QUE EL BIOMAGNETISMO MÉDICO NO CURA

Los menoscabos o detrimentos físicos causados por accidentes o quemaduras.

Los daños en el sistema óseo originados por sobrecargas o usos indebidos de las articulaciones.

Los daños neurológicos.

Las averías por accidentes cerebrovasculares.

Los daños renales ocasionados por alta presión arterial.

Las enfermedades congénitas.

OTROS LIMITANTES

Adicionalmente, viene al caso comentar que existe un grupo de enfermedades (Vitiligo, Artritis Degenerativa, Alzheimer, Espondilosis Anquilosante, Parkinson, Paraparescia Espática y la Esclerosis Lateral Amiotrófica ELA) que, luego de su aparición, ascienden paulatinamente y que, por los métodos convencionales, no hay forma de detenerlas, su progresión es inexorable así sea lenta. No obstante, el Biomagnetismo Médico tiene la facultad de ponerles un ‘stop’ a su avance, un ‘pare’. Durante el desarrollo de estas enfermedades específicas, ellas van provocando averías estructurales en el organismo que no se pueden reparar o componer. Mediante las terapias del Biomagnetismo Médico puede erradicarse el agente causante, de tal suerte que se suspende su evolución, pero sin que se restauren los detrimentos ya hechos por la enfermedad hasta el momento de detenerla. Aunque ─para lo que se tenía en tema de tratamientos─ es un gran logro. De todas maneras, una vez erradicado el agente o agentes causantes de los daños, el organismo en forma natural y por su cuenta, logra regenerar parte del tejido dañado. Cabe especificar que este regeneramiento natural, es más palpable y activo entre más joven sea la persona, y lo contrario.

RECOMENDACIÓN DE NO UTILIZACIÓN DEL BIOMAGNETISMO MÉDICO

En pacientes que hayan recibido quimioterapias en los últimos dos años.

En personas con marcapasos.

En mujeres en estado de embarazo.

En pacientes que se rehúsen a recibir el tratamiento y se pretenda hacérselo de manera forzosa,

CURANDO SIN MEDICAMENTOS, SIN CIRUGÍAS Y SIN MÉTODOS INVASIVOS